Paquete de infraestructura entra en la recta final en el Senado, en medio de un pulso sobre el costo

“”Los senadores decidieron (ayer sábado) cerrar el debate sobre el plan negociado entre republicanos y demócratas, con lo que el proyecto de ley va rumbo a un inminente voto final…”

Los senadores decidieron este sábado cerrar el debate sobre el plan negociado entre republicanos y demócratas, con lo que el proyecto de ley va rumbo a un inminente voto final. Los demócratas necesitarán a toda su bancada, y quizá hasta la ayuda de la vicepresidenta Kamala Harris.

Gracias al amplio apoyo de demócratas y republicanos, el plan de inversión en infraestructuras de 1.2 billones de dólares (trillones, en inglés) que ha sido presentado como “histórico” por el presidente Joe Biden superó el sábado una etapa clave en el Senado, donde su aprobación parece garantizada antes de ser enviada para ajustes a la Cámara de Representantes.

Este importante plan prevé 550.000 millones de dólares en nuevos gastos federales en carreteras, puentes y transportes, así como en internet de banda ancha y en la lucha contra el cambio climático. En total son 1,2 billones de dólares si se incluye la reorientación de otros fondos gubernamentales existentes.

Con el acuerdo de 18 republicanos, incluido su poderoso líder de la minoría republicana Mitch McConnell, y 49 demócratas, el Senado decidió poner fin al debate sobre el proyecto de ley. Se requerían 60 votos para este procedimiento, lo que se logró finalmente tras varios meses de negociaciones.

Este paso decisivo subraya las grandes posibilidades que tiene el texto de ser aprobado después cuando sea sometido a la consideración final, para la que hace falta una mayoría simple (51 votos) en el Senado. Pero el borrador aún se enfrenta a una fase de procedimiento y podría haber más votaciones sobre las enmiendas.

Por tanto, la votación final podría tener lugar a principios de semana. Podría suceder que ocurra antes de que termine el fin de semana, ya que las normas del Senado permiten acelerar los procedimientos, siempre que haya unanimidad.

Sin embargo, esto parecía difícil de conseguir el sábado por la noche, después de que se que diera por terminada una nueva jornada de horas de negociaciones para intentar acortar los plazos, bloqueadas por la oposición de al menos un republicano.

“El acuerdo bipartidista en infraestructura representa una inversión histórica en la infraestructura de nuestra nación. Creará trabajos sindicalizados bien pagados para reparar nuestras carreteras y puentes, reemplazar tubería (de agua) de plomo, y construir líneas de transmisión de energía. No podemos permitirnos no aplicarlo”, escribió el presidente en su cuenta Twitter.

Si el Senado aprueba el plan, el texto deberá ser sometido a votación en la Cámara de Representantes. Todavía no se ha fijado una fecha y su aprobación no está garantizada.

Los demócratas controlan la mayoría en la Cámara Baja, pero por un margen muy estrecho, y existen tensiones entre los de centro y los que están más a la izquierda, algunos de los cuales consideran que no atiende plenamente asuntos como el cambio climático.

La aprobación del proyecto de ley sería una victoria para el presidente demócrata, quien apuesta a la recuperación económica y la lucha contra los estragos de la pandemia del covid-19 para presentar un buen balance al electorado.

La vicepresidenta, Kamala Harris, exsenadora y quien por su cargo actual preside el Senado, acudió al Capitolio el sábado para hablar con los senadores y ejercer más presión.

El expresidente republicano Donald Trump quien no logró que durante su mandato se aprobara una ley para el sector, calificó el sábado en un comunicado el acuerdo como “una vergüenza” y afirmó que le “resultará muy difícil apoyar a alguien que sea tan estúpido como para votar a favor de este acuerdo”.

Las palabras del exmandatario son percibidas como una amenaza para algunos legisladores republicanos, ya que se acercan las elecciones de medio mandato en 2022.

Pero los republicanos que apoyan el proyecto también saben que estas inversiones en infraestructura son muy populares entre los votantes. De hecho, McConnell defendió el sábado un texto imperfecto pero fruto de un “compromiso”.

univision.com