Jueza federal bloquea orden de Abbot de detener vehículos que transporten migrantes en Texas

“”El decreto firmado por Abbott insta a los agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) a detener e inspeccionar cualquier vehículo en el cual sospechen que se está transportando a inmigrantes indocumentados, y los autoriza a incautar o regresar a su punto de partida a aquellos vehículos que lo estén haciendo…””

El Departamento de Justicia demandó a Abbott y Texas después de que el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, calificara la orden de “peligrosa e ilegal”

Una jueza federal impidió el martes que el gobernador Greg Abbott y el estado de Texas ordenaran a los policías estatales que detuvieran a los conductores que transportan migrantes “que representan un riesgo de portar COVID-19”.

La jueza de distrito en el Paso, Texas, Kathleen Cardone, otorgó una orden de restricción temporal contra la medida de Abbott, lo que significa que será bloqueada mientras el caso continúa desarrollándose.

El Departamento de Justicia demandó a Abbott y Texas por esta medida estatal el viernes, un día después de que el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, amenazara con emprender acciones legales si Abbott no rescindía su orden, calificándola de “peligrosa e ilegal”.

La administración del presidente Joe Biden había pedido al Fiscal General que declarara la orden inválida y que impidiera su ejecución con carácter inmediato.

El decreto firmado por Abbott insta a los agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) a detener e inspeccionar cualquier vehículo en el cual sospechen que se está transportando a inmigrantes indocumentados, y los autoriza a incautar o regresar a su punto de partida a aquellos vehículos que lo estén haciendo.

El bloqueo dictado por la jueza Cardone este martes es temporal. La magistrada aún debe decidir si la medida de Texas es inconstitucional.

La jueza programó una audiencia para el 13 de agosto cuando considerará una petición del DOJ para dar una orden preliminar en el caso.

Antes de presentar la demanda, el fiscal general Merrick Garland ya advirtió a Abbott en una carta que la orden ejecutiva “viola la ley federal en numerosos aspectos, y Texas no puede hacer cumplir legalmente la orden a ningún funcionario federal o partes privadas que trabajen para Estados Unidos”.

Por su parte, Abbott defendió que su orden a las agencias policiales de Texas tiene el propósito de impedir el transporte privado de migrantes indocumentados que presentan un riesgo a la salud pública, ya que pueden ser portadores del coronavirus.

La querella es el último episodio de la batalla abierta entre Texas y la Administración del presidente Joe Biden por la inmigración.

Semanas atrás, Abbott anunció que Texas continuaría con la construcción de un muro en la frontera con México, una idea del expresidente Donald Trump (2017-2021), que inició esa obra para detener la migración ilegal.

Asimismo, Abbott amenazó con suspender las licencias estatales de entidades en Texas que, bajo contrato con el Gobierno federal, se usen para albergar a los migrantes menores de edad que llegan a la frontera sin la compañía de adultos responsable.