Cae la llegada de inmigrantes por la mano dura de México y los vuelos que los expulsan tras cruzar la frontera

“”La disminución se debe en gran parte a que México ha reforzado sus controles a lo largo de su frontera sur con Centroamérica, y a que recién se iniciaron los vuelos desde Estados Unidos para expulsar a los inmigrantes a México y Guatemala antes de que puedan solicitar asilo, según un exfuncionario y dos altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés)…””

Una familia migrante de Brasil espera ser procesada por agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. después de atravesar una brecha en el muro fronterizo de México en Yuma, Arizona, el 10 de junio de 2021.

La disminución se debe en gran parte a que México ha reforzado sus controles a lo largo de su frontera sur con Centroamérica, y a que recién se iniciaron los vuelos desde Estados Unidos para expulsar a los inmigrantes a México y Guatemala antes de que puedan solicitar asilo, según un exfuncionario y dos altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés).

Pero, dicen esos funcionarios, es posible que México pronto alcance su máxima capacidad para evitar que los migrantes centroamericanos crucen su frontera con Guatemala, además de alcanzar su capacidad para recibir a los migrantes enviados de regreso desde Estados Unidos.

Los vuelos de EE.UU. al interior de México incluyen a muchos migrantes de Honduras y El Salvador, como parte de un acuerdo que el Gobierno de Joe Biden firmó con México para hacer cumplir el Título 42, una autoridad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) que permite a EE.UU. expulsar a los solicitantes de asilo durante una pandemia.

[Una jueza federal declara ilegal obligar a los migrantes a esperar en México para solicitar asilo]

La Administración Biden había discutido internamente eliminar el Título 42 a fines de julio, pero a medida que aumentaba el número de migrantes que cruzaban la frontera y aumentaba el número de casos por la variante delta, Estados Unidos cambió el rumbo. En lugar de poner fin al Título 42, invocó la autoridad para aumentar sus expulsiones de solicitantes de asilo.

Aunque el número total de migrantes detenidos en la frontera ha disminuido, el número diario de expulsados ​​ha aumentado ligeramente, de 2,550 el 11 de agosto a 2,733 el 10 de septiembre.

La CBP no ha publicado sus cifras de detenciones de agosto, pero se espera que caigan por debajo del máximo de 21 años de julio. Ese aumento provocó que el DHS desplegara al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) para comenzar a procesar a los migrantes recién llegados en un esfuerzo por aliviar el hacinamiento en las estaciones fronterizas.

[“Vivimos con miedo”: migrantes retornados a México sufrieron 6,356 ataques violentos, según un informe]

Una fuente directamente involucrada en las discusiones internas dijo que la presión sobre el DHS desde la Casa Blanca para controlar la migración en la frontera sur se ha enfriado en las últimas dos semanas, ya que los cruces fronterizos se han reducido y la atención se ha centrado en la capacidad del DHS para investigar y procesar a los evacuados afganos entrantes.

La Casa Blanca estima que reasentará a unos 95,000 afganos en Estados Unidos como resultado de la retirada de las tropas estadounidenses de este país de Asia Central.

Keep yourself in the moment